The Hantton publica "Suspiros", un rap benéfico con el que anima a la donacion de órganos



The Hantton, o  “El Hijo la Gutiérrez” como también se le conoce, pertenece a esa clase de artistas que no necesita inventarse lo que expresa, ya que todo lo que le nace a este cordobés afincado en Ibiza, es fruto de su adversidad vivida, difícil de fingir.


Situaciones trágicas como las que lo llevaron a escribir “Suspiros”, un rap que nace como un regalo de cumpleaños para su hermano pequeño y que oculta un drama con final feliz y una moraleja que cualquiera puede y debe aplicarse.


“Suspiros” es el punto final a un camino tortuoso que empieza el día que su hermano

Jesús sufrió un accidente de circulación que lo llevó a necesitar de un trasplante de riñón.


La travesía fue especialmente difícil, con momentos en los que la idea de un fatal desenlace acorraló la mente de The Hantton, unas veces fruto de la enfermedad y otras movido por el desánimo y el abatimiento que provocaba la espera del preciado órgano.


Finalmente, el riñón llegó y con él varias lecciones de vida. Una de ellas llevó a The Hantton a mentalizarse de la importancia de hacerse donante de órganos, un gesto que no cuesta ni duele nada y que muchas veces se menosprecia por desconocimiento o miedos infundados.


“Este es mi regalo de cumpleaños, lo que mejor se me da hacer, música con el corazón”, confiesa el artista. “Cada suspiro, cada lágrima, cada llanto que nos dio la maldita enfermedad nos hizo más fuertes, sobre todo a mi hermano, que la cargabas sobre sus hombros”, prosigue en su explicación sobre la gestación de“Suspiros”.


Pero la historia no se quedó ahí. "El Hijo la Gutiérrez" ha ido más allá de la creación de “Suspiros” como regalo y ha decidido donar los beneficios de este tema a la Asociación para la Lucha Contra Las Enfermedades del Riñón (ALCER) y más concretamente a la sede de Córdoba, que ha jugado un papel crucial en la recuperación de Jesús y de donde es el artista.

 


“Suspiros” es la muestra de la música forjada por artistas que conocen de su responsabilidad cuando ponen su arte a disposición de su entorno, de la sociedad. En palabras de “El Hijo la Gutiérrez”,“No hay nada más bonito que donar vida. Hazte donante”